¿Qué es la Autoestima?
La autoestima es el aprecio o consideración que uno tiene de sí mismo. Descubre con nosotros herramientas poderosas para poder reconocer y elevar tu autoestima

¿Qué es la Autoestima?

El otro día estaba en una boda y la señora sentada junto a mí, que llamaremos en este artículo Karen para proteger su identidad, me dijo que ella desde siempre ha tenido baja autoestima.  Que en su familia era la que menos gracias hacía, que fue a la que peor le fue en la escuela y que ni para el deporte o dibujo servía.  Me sorprendió cuando me comentó que no sabía por qué su esposo se había enamorado de ella, y que no sabe qué fue lo que le atrajo de ella. 

Me sentí sorprendida por sus palabras y me dolió profundamente que se viera de esa manera.  Imagínate pensar que no vales nada, que tuviste suerte de casarte.  ¿Cómo será vivir con una persona así? ¿Cómo será su lenguaje? ¿Qué aportará? Y lo peor… ¿Cuánto sufrimiento tendrá?

Desde que nacemos comienza la historia de nuestra vida.  A unos nos tocó vivir en una familia padrísima, en dónde nos hicieron sentir especiales y a otros en casas controladoras, donde era imposible expresar nuestra opinión, con padres que en su mejor intención nos educaron emitiendo juicios destructivos que poco a poco nos fueron robando la seguridad en nosotras.  Y todavía hay familias donde se vivieron adicciones, abandonos, humillaciones, etc. que nos lastimaron profundamente robándonos la alegría y la felicidad.

Pero lo más increíble es que no necesariamente si te tocó vivir en una familia disfuncional quiere decir que seguramente tienes baja autoestima.  ¡No! Puede ser que te tocó vivir en una familia privilegiada, donde se te brindó todas las oportunidades y, sin embargo, no te sientes segura de ti misma.  ¿Cómo es posible que esto suceda? ¿A qué se deberá?

Hoy quiero hablarte de lo que es la autoestima, cómo se construye, y de qué debemos huir para recuperar nuestro sentido de vida.  Los resultados que hoy tenemos se deben a qué tan equilibradas estamos.

La autoestima es la opinión general que tenemos de nosotras mismas.  Es la manera en que nos valoramos.  Constantemente estamos emitiendo juicios sobre todo lo que hacemos y éstos pueden ser positivos o negativos.

Los juicios negativos son aquellos que nos cierran posibilidades.  Por ejemplo: soy malísima para…, yo no sirvo en…, siempre me sale mal…, no puedo… etc.

Generalmente estos juicios los escuchamos de personas de autoridad y nosotros inconscientemente decidimos validarlos.  Una vez que los aceptamos, los hacemos nuestros y a partir de ahí comenzamos a vivir nuestra realidad. 

Imagina que de chiquita te fue mal en la escuela y escuchaste que no eres tan inteligente.  Crecemos con esta idea tóxica en nuestra cabeza y cuando vienen los grandes retos de la vida, nos hacemos a un lado porque no somos capaces de resolver problemas.  Y si se te antojara estudiar una carrera, tu misma te dirás que sería una perdedera de dinero porque nunca fuiste buena para estudiar y mucho menos para los exámenes.

Día a Día nos auto evaluamos en cada cosa que hacemos.  Y cuando vienen los obstáculos es cuando salen a la luz nuestras creencias limitantes.  Y nos faltamos al respeto diciéndonos cosas que jamás nos atreveríamos a decirle a una persona amada.

Has de preguntarte ¿Y cómo puedo incrementar mi autoestima? ¿Por dónde empiezo?

Comienza con algo muy sencillo, enfócate en lo bueno que sí tienes en cada área de tu vida.  Nos la pasamos observando las cualidades que tienen los que nos rodean y pocas veces nos detenemos a observar lo increíble que somos y tenemos.  Por estas comparaciones y por poner la vista en el exterior nos sentimos tan pobres, creemos que todos son mejores que nosotros.  

Si tan sólo, te olvidaras de los de afuera y te voltearas a ver a ti misma, encontrarías la riqueza y grandeza que hay dentro de ti.  Serías capaz de encontrar tus sentimientos y emociones, tus habilidades y recursos.  No importa cuántos sean, lo importante es voltear a vernos con nuevos ojos que nos permitan valorarnos y darnos cuenta de que somos mujeres hermosas con mucho que aportar al mundo.

n un inicio será un reto lograrlo, pero con disciplina, lentamente te encontrarás a ti misma.

Otro consejo muy sencillo, es observar tus pensamientos y conversaciones tanto internas como externas.  Escucha cómo te hablas a ti misma para identificar si ocupas un vocabulario negativo, humillante, limitante y desempoderador.   Estas conversaciones te darán mucha información de cómo te ves a ti misma.

Observa también cómo hablas con tus amigas.  Qué dices y la intención de tus palabras.  Cada palabra que ocupas te indicará dónde se encuentra tu autoestima.  Y cuando te descubras hablándote negativamente… con infinita paciencia y cariño recuérdate intercambiar esas palabras por unas de misericordia y amor.  Tienes derecho a equivocarte, a cometer alguna burrada.  Lo importante es reconocer que así fue, corregir, y estar profundamente agradecidas de habernos dado cuenta y de haber aprendido una lección.

Si nosotros no nos tratamos con cariño, no podemos esperar que otros nos respeten y traten con amor.  Como nos vemos nos ven y como nos tratamos nos tratan.  ¿Qué fuerte verdad?

Algo clave para ir mejorando en nuestro autoconcepto es fijar metas concretas, medibles, retadoras y en un periodo de tiempo.  Cuando nos veamos caminando rumbo a ellas, nos sentiremos ilusionadas, y motivadas.

Es verdad, en muchas ocasiones nos enfrentaremos con obstáculos y en otras nos toparemos con situaciones difíciles de superar.  Pero, si en vez de rendirnos, nos levantamos, nos sacudimos el polvo de la vergüenza, del dolor, de la autocrítica, y vemos cuáles fueron nuestros aprendizajes, nos sentiremos mujeres valientes y fuertes. Comenzaremos a vernos con otros lentes y nacerá el respeto por nosotras mismas independientemente de nuestros resultados.

Huye del qué dirán.  Es imposible agradarles a todos.  Es verdad, quisiéramos ser aceptadas y respetadas por los que nos rodean, y nos esforzamos tanto en esta lucha, que cuando no lo logramos nos sentimos decaídas, tristes y frustradas.  NO pierdas tu valioso tiempo.  Lucha por ser la mujer por la que TÚ quieres ser recordada.  Camina en esa dirección y no voltees alrededor.  Al final de tus días te sentirás feliz y agradecida por la huella que dejas.

Sandra Leal

Coach | i am

Deja un comentario