La importancia de los sentimientos
Descubre cómo reconocer y utilizar los sentimientos a tu favor

La importancia de los sentimientos

Hoy te quiero escribir sobre un tema que me apasiona, que tiene que ver con cada un@ de nosotr@s y que al mismo tiempo, aunque es algo taaan común, es muy complejo. Y me refiero a la importancia que tienen en nuestra vida los sentimientos.

Pero quiero empezar contándote, ¿por qué tal vez, como me pasaba a mí, no tienes tan clara la diferencia entre emoción y sentimiento? Y es súper normal ¿eh? se suelen confundir muy a menudo porque parece que tienen una gran similitud, tanto, que muchas veces se pueden llegar a utilizar como si fueran sinónimos. 

Sin embargo, estamos hablando de dos experiencias diferentes. Hemos usado las palabras emoción y sentimiento a lo largo de nuestra vida para tratar de describir aquello que experimentamos y que, es muy importante no perder esto de vista,  se trata de un evento subjetivo, ya que cada un@ vivimos y sentimos cada experiencia de una forma diferente.

¿La razón? Porque es a partir de lo que conocemos, lo que hemos aprendido desde niñ@s, de nuestro contexto familiar, social, cultural y nuestra propia personalidad, etc. Y de verdad, si somos conscientes de esto, de que cada quien ve las cosas a partir de su propio enfoque y que es válido, nos evitaríamos mil desacuerdos con la gente que nos rodea. 

Pero volviendo a las diferencias entre ambos conceptos y de tal manera que nos quede más claro, aquí menciono las diferencias más importantes entre emociones y sentimientos: 

  • Las emociones son estados transitorios, sin embargo los sentimientos tienen una duración más larga, durarán tanto como nuestro consciente dedique tiempo a pensar en él.
  • Las emociones se dan de forma rápida e inconsciente, por el contrario los sentimientos se dan cuando interviene la consciencia, además se necesita un tiempo para que un sentimiento se forme.
  • La emoción siempre va primero, sin emoción no va haber un sentimiento. Una misma emoción puede despertar diversos sentimientos a una persona.
  • Las emociones son reacciones psicofisiológicas que ocurren de manera espontánea y automática. En cambio, los sentimientos son la interpretación que hacemos de esas emociones y se pueden regular mediante nuestros pensamientos.
  • Las emociones tienen una intensidad mayor. Mientras que los sentimientos, al intervenir la conciencia y los pensamientos que son procesos más complejos, son menos intensos. 

Hay quienes mencionan que son 16 los sentimientos que existen: euforia, admiración, afecto, optimismo, gratitud, satisfacción, amor, agrado, enfado, odio, tristeza, indignación, impaciencia, envidia, venganza, celos. 

Algunos de ellos los podemos considerar como agradables y los desagradables o incómodos, a mí no me gusta clasificarlos como positivos o negativos, porque no hay sentimientos correctos o incorrectos, buenos o malos, los sentimientos son algo que está ahí y que existe, todos los experimentamos y tenemos que convivir con ellos.

Son mensajes, y están presentes nos guste o no,  y muchas veces son un factor determinante en las decisiones que tomamos y en nuestras acciones, en esto radica una parte bien importante de la importancia que tienen en nuestra vida. 

Aún así, muchas veces reprimimos nuestros sentimientos, ya sea de manera consciente o de forma más o menos involuntaria. En mi experiencia es súper importante aprender a expresar nuestros sentimientos, de lo contrario no alcanzaremos la tan ansiada paz interior. Y créeme a lo largo de los últimos años de estudio, gran aprendizaje, trabajo con muchísimas personas a nivel emocional, estar en paz es algo que tod@s deseamos y el estado más lindo en el cual podemos encontrarnos.

Pero no es tan fácil, ¿a poco no? Sobre todo porque es algo que aprendemos desde que somos pequeñ@s, por imitación, por la forma en que se manejan en nuestra familia y es a partir de lo “que está bien o mal en mi entorno”, que cañón que enjuiciamos lo que sentimos ¿no?

Pero por eso es importantísimo saber identificarlos, ya que es la manera de entender lo que sentimos, cuál es la causa  y entonces trabajar en gestionarlos, como ya dije, son mensajes muy importantes de nosotros mismos que debemos escuchar, poco a poco y con autocompasión podemos  volvernos expert@s en aprender a expresar los sentimientos lo cual me acercará a sentirme en paz y feliz.

Y lo primero de todo será reconocer qué sientes. Sin embargo, etiquetar los sentimientos no es tan fácil como parece, por mucho que conozcamos los 16 sentimientos que te escribí antes. 

Reacciones como el llanto, la ansiedad o los nervios no nos dejan expresar lo que sentimos, algo que te puede ser de utilidad (a mí me ha ayudado) es escribir lo qué me pasa y cómo me siento al respecto para tratar de averiguarlo. 

Los sentimientos se manifiestan  en el cuerpo por lo que el analizar lo que te pasa te va a dar varias claves: ¿Estás nervios@, tienes ansiedad, taquicardia, sientes dolor emocional, piensas que te va a estallar la cabeza, estás temblando, crees que vas a llorar de felicidad, quieres gritar? Todas estas son reacciones asociadas a sentimientos, y una vez que veas la reacción pregúntate el por qué. 

¿Por qué te sientes así? Probablemente en la respuesta a ese por qué esté el sentimiento que eres incapaz de identificar.

Y ahora, el tip que te puede ayudar a gestionarlos:

Identifica lo que  desencadena tus sentimientos, esas situaciones que hacen aflorar en ti sentimientos de todo tipo. Puede ser cualquier cosa, desde una canción a una persona, un sitio, un olor, un ruido, un tema de conversación, hasta una mirada… 

Una misma situación puede provocarte distintos sentimientos, y estos pueden variar, pero asociar una situación a un sentimiento te ayudará a identificarlo cuando se produzca. 

No olvides que el primer paso hacia la felicidad consiste en reconocer los sentimientos y de esta manera controlarlos y solucionar las situaciones que nos provocan.

Esto es parte de la inteligencia emocional, mientras mayor control (en el buen sentido de la palabra) tengamos sobre nuestros sentimientos y no sean ellos los que me “secuestren” cuando afloran, mayor nivel de inteligencia emocional manejo.

El título de este blog es la importancia de los sentimientos, y ¿a qué me refiero con esto? nada más y nada menos que a que éstos conducen nuestra vida (en muchos aspectos), nuestras relaciones, nuestras decisiones y nuestras acciones. ¿qué tal?!?! Por eso debemos de revisar sus causas, los efectos que tienen en nosotros y por eso soy yo y no ellos quien debe tener el control.

Los sentimientos son la forma en que nos conectamos con nosotr@s mism@s y con los demás, es a partir de ellos cómo sentimos amor, cómo decidimos quién tiene la razón o no, lo que es bueno para nosotros y lo que debemos evitar. (¿Te acuerdas que te dije que en una gran parte son conductas aprendidas?)

Cuando tenemos sentimientos que nos incomodan, debemos tener en cuenta que son el indicio (el mensaje) de que algo no está bien y de que necesita ser tratado. 

Debemos encontrar el equilibrio entre nuestras emociones y nuestras acciones, de éste modo nos sentiremos bien con nosotr@s mism@s y con el mundo que nos rodea.

Te comparto algunos ejemplos que te pueden ser útiles:

La tristeza es una señal para saber que necesitamos apoyo emocional, la felicidad nos dice que debemos seguir haciendo lo que estamos haciendo porque está bien, nos produce bienestar, el miedo es una advertencia y nos prepara para la lucha o la huida y tenemos también la ira que si no se controla bien, puede destruir todo lo que encuentra a su paso.

En cambio, si la ira se gestiona bien, puede ser protectora y motivadora en la vida.

A mí hay una pregunta que me encanta y que te la comparto: ¿Esto que siento o esto que estoy haciendo me acerca o me aleja a la persona que quiero ser o a aquello que quiero lograr?

¡Este ejemplo de la ira me encanta! Porque fíjate como, dependiendo el enfoque que le des al sentimiento va a trabajar a tu favor o en contra tuya, por lo que utiliza esta pregunta y la respuesta te ayudara muchísimo, para encontrar la respuesta, tomar decisiones más claras, definir acciones al respecto  y lograr el resultado que estas buscando.

Todos los sentimientos son importantes y deben tener lugar en nuestras vidas, en serio, de otra manera, miles de años de evolución no hubieran servido para nada. 

Podemos pretender que no existen sentimientos de incomodidad, pero no puedes hacer que desaparezcan. La negación entierra sentimientos en algún lugar profundo de nosotros, pero cuando se entierran son como las semillas… siempre crecen y aparecen sobre la tierra y muchas veces el día menos pensado, por lo que lo mejor es enfrentarlos, reconocerlos y gestionarlos para que jueguen a nuestro favor.

Cuando somos capaces de reconocer lo que sentimos, somos capaces de experimentar de forma adecuada una respuesta eficaz y los sentimientos no tendrán tanto poder en nosotros. Los sentimientos nunca causan problemas, es lo que hacemos con ellos lo que puede hacer que nos sintamos mal.

Cada sentimiento que tenemos en nuestro interior tiene una muy buena razón para estar allí con nosotros, incluso la ira. No siempre se puede entender por qué sentimos lo que sentimos, pero en todas las ocasiones hay una razón de ser. 

Los sentimientos causan problemas cuando llegan sin avisar y nos dominan, cuando dejamos que las emociones hagan lo que quieran con nosotros. Cuando esto sucede, puedes sentir como que pierdes el control de ti mism@… la clave está en ser emocionalmente inteligente y dejar la impulsividad a un lado. 

Y sólo para terminar quiero tocar un poco el tema de quienes tenemos hijos (o sobrinos o alumnos o alguien a quien enseñar o inspirar en relación a los sentimientos) para romper con varios juicios y creencias heredadas: 

Ser consciente de que las emociones no nos pueden dominar si nosotros lo impedimos, y que cuando una sensación llega a nosotros, debemos permitirnos sentirla, reconocerla y saber por qué estamos teniendo esa sensación en esos momentos y no otra diferente. De ésta manera lograrás tener el control de tus sentimientos y podemos así enseñar a nuestros hijos a que los entiendan, también.

Cuando nuestros hijos están contentos nos gusta verlos así, pero cuando están tristes o enfadados no nos gusta tanto y queremos inmediatamente que estén bien o incluso nos sentimos frustrad@s cuando no podemos hacer nada. 

Es fundamental respetar los sentimientos de nuestros hijos, pero también comprenderlos y estar a su lado para que se sientan apoyados en todo momento. Los sentimientos siempre están de nuestro lado para guiarnos y para que nos sintamos mejor, aunque tengamos que pasar por sentimientos algo molestos de vez en cuando.

Parte de nuestra función como padres es ayudar a nuestros hijos a desarrollar sus habilidades sociales, a incrementar su nivel de inteligencia emocional y a tratar de forma muy natural a convivir con sus sentimientos de tal manera que sean más sabios que nosotros en ese tema.

Rosinda_garcía

Rosinda García

Coach | i am

Deja un comentario