El poder de un Abrazo
Además de relajar y aliviar a nivel emocional, el abrazo tiene otros muchos beneficios, descubre cuáles son ...

El poder de un Abrazo

A lo mejor hoy, después de 1 año de confinamiento, hemos entendido mucho más el poder que tiene un abrazo ¿verdad?

Yo llevo algunos años estudiando el maravilloso poder de sanación de los mismos, pero creo que, una vez que nos vimos obligad@s a no abrazar a nuestros seres queridos, a nuestr@s amig@s y a la gente con quien tenemos una conexión, me atrevo a decir que todos somos mucho más conscientes del extraordinario regalo que es para un@s y otr@s el abrazar.

Ya llevamos varios años en dónde la tecnología y diferentes “apps” nos han llevado a “conectarnos” a través de ellas, mandar WhatsApp´s, Emails, Facebook, Twitter o Instagram realmente se han vuelto un modo muy rápido y positivo de comunicarnos, y está bien, siempre que los utilicemos con prudencia ya que nos ayudan a mantener vínculos y estar cerca, y, obvio,  siempre que no sean sustitutos de llamadas telefónicas o visitas personales, establecer contacto visual y tener contacto directo. 

Después, con la pandemia, nos vimos obligad@s a mantenernos alejad@s de aquellos con los que no compartimos el lugar donde vivimos, y realmente ha sido una de las partes más difíciles de la misma, sobre todo para nosotr@s como mexican@s, con el alma latina, la calidez que nos caracteriza y el abrazo a flor de piel.

La buena noticia es que volverán esos tiempos en que nos podamos abrazar cuantas veces queramos y que, aunque todavía no tenemos claridad de cuánto más falta, cada vez es menos y espero que cuando abramos puertas y ventanas y regresemos a la calle y podamos reunirnos nuevamente, seamos más conscientes del verdadero valor de abrazar.

Un buen abrazo en el momento oportuno es una gran muestra de amor y de apoyo, y puede ayudarnos mucho más de lo que te imaginas: eleva nuestro nivel de felicidad al sentirnos querid@s, comprendid@s, acompañad@s y alivia las penas provocando una sensación de refugio y de paz en nuestro interior.

Es importante que este simple gesto esté presente en nuestra vida y que enseñemos a nuestros hijos a abrazar; desde pequeñ@s debemos aprender los beneficios del contacto físico y  la necesidad que tod@s tenemos de sentirlo.

A mí, un abrazo me ayuda a sentirme segura, protegida y querida ¿qué efectos tiene en ti?

Yo estoy convencida que es una de las expresiones de amor y cariño más lindas que hay.

Una vez alguien me dijo:

4 abrazos al día para sobrevivir

8 para vivir y

12 para ser feliz

No hay ninguna duda, debemos abrazar cada día… ¡Cuánto más, mejor!

Seguramente hay pocas cosas tan sencillas, económicas y agradables que dar y recibir un abrazo. Aparte de ser un gesto gratificante, se trata una poderosa medicina para nuestra salud.

Abrazar se considera una terapia que genera bienestar emocional en general, y se cree que incluso ayuda al sistema cardiovascular. Por ejemplo, ayudando a reducir la presión arterial.

De hecho, estudios científicos afirman que un abrazo puede ayudar a desencadenar la segregación de ciertas hormonas en el organismo. Concretamente, podría ayudar a liberar endorfinas, serotonina, oxitocina (hormona de la alegría) y dopamina (hormona de la motivación y el buen humor), y ayudar a reducir los niveles de cortisol con lo cual alivian el estrés y la ansiedad (y no me lo creas a pies juntillas, sólo fíjate en la cara de la gente cuando da o recibe un abrazo sincero).

A nivel emocional incrementan la autoestima ya que promueven emociones positivas y pensamientos de aceptación, pertenencia y vínculo que contribuyen con el bienestar significativamente.

Nos ayudan a comunicarnos y a transmitir emociones sin palabras, ayudan a disminuir la sensación de soledad, dolor y tristeza, por todo esto es muy común que se den abrazos para aliviar una preocupación, para acompañar en el dolor y la pérdida, para combatir la soledad y, en cierta forma, inspirar a seguir adelante y vencer los miedos.

En consecuencia, tenemos que el poder de los abrazos va más allá de lo que se percibe simplemente con el sentido del tacto. Estimulan los sentidos, brindan cariño, acompañan, protegen, alivian, inspiran y, en suma, impulsan, Nos recargan de energía y estimulan nuestro sistema inmunológico ya que mejora nuestras defensas y favorece la producción de glóbulos blancos ¿seguimos? ´porque todavía hay más ¿eh?

Equilibran el sistema nervioso cuando estamos alterados, nos ayudan a superar momentos difíciles y a sentirnos acompañados.

Fíjate que remedio tan sencillo, que maravillosa forma de hacernos presentes y ¡¡sin ningún costo!! De verdad que tenemos que aprovecharlos muchísimo más ¿a poco no?

Comida, abrigo y descanso son algunas de las necesidades humanas más básicas, pero el afecto y, especialmente, el contacto físico y cercano, es verdaderamente imprescindible. 

Los investigadores han estudiado durante años que un niño bien alimentado y cuidado, si carece de afecto, puede padecer serias enfermedades que, incluso, lo lleven a la muerte. 

Este hecho me encanta: cuando acariciamos la piel del recién nacido generamos impulsos sensoriales que llegan al cerebro y despiertan las funciones vitales, me parece fascinante, de verdad.

Una investigación de la Universidad de Duke de EE.UU concluyó que los niños que no recibían un mínimo de abrazos en sus primeros años poseían un cerebro hasta un 20% más pequeño, lo que significa que el contacto físico tiene un efecto positivo en el desarrollo de las neuronas.

De la misma manera que los bebés, la piel de tod@s nosotr@s, l@s adult@s, posee receptores sensitivos que envían señales a la corteza cerebral. Por eso, una caricia, un apretón o unas cosquillas, liberan oxitocina, la cual desarrolla el apego, es decir, el sentimiento que nos acerca a los otros.

Los expertos opinan que para lograr que las neuronas permanezcan sanas a lo largo de la vida, debemos seguir estimulándolas a menudo: cuanto más abracemos, mejores habilidades psíquicas y motrices tendremos.

Es muy común que abracemos mucho a los bebés, o a los chiquitos de preescolar y de primaria, pero a veces sucede que conforme van o vamos creciendo, este tipo de contacto se vuelve más escaso, en verdad no debemos perder de vista que un abrazo puede traer muchos beneficios a la salud y estabilidad emocional de los adolescentes, jóvenes y adultos también.

Te voy a contar de un experimento que llevaron a cabo investigadores que descubrieron que los abrazos pueden ayudar a que los estudiantes se enfermen menos. 

En el estudio, adultos sanos recibieron abrazos por 14 días y al final fueron expuestos al virus de un resfriado común y monitoreados en cuarentena para evaluar la infección. Los resultados demostraron que el apoyo socioemocional recibido en abrazos redujo el riesgo de infección y la reducción de síntomas. ¿increíble no?

Los abrazos también ayudan a aliviar los temores existenciales de las personas, especialmente en aquell@s con baja autoestima. El contacto físico sirve para aquell@s estudiantes que tienen pensamientos frecuentes sobre la muerte porque los ayuda a conectarse nuevamente. 

Tristemente en estos tiempos no es poco común escuchar del incremento de la tasa de suicidios en jóvenes y adolescentes, y claramente, no es que sólo con abrazos se puedan evitar, pero si es un factor muy relevante para que se sientan, vist@s, reconocid@s y amad@s, que como sabemos es, junto con la seguridad, la necesidad más básica del ser humano, sin importar la edad que tenga.

Además, los abrazos son una forma de comunicación no verbal que un adolescente o joven puede usar para gestionar una amplia gama de emociones como la ira, miedo,  amor, gratitud, felicidad, tristeza y simpatía.

Sabemos que a esa edad puede ser difícil externar con palabras muchas emociones y el abrazo puede ser un gran aliado para procesarlas y soltarlas.

Más allá de estas razones, los abrazos también ayudan a conectar a los alumnos con la sociedad y a mejorar sus calificaciones. Un estudio demostró inclusive un aumento en la asistencia en el salón de clases.

 Además, la investigación concluyó que el contacto físico positivo aumenta el buen comportamiento en las aulas, ¿la razón?: genera conexión, vínculos emocionales los cuales se reflejan en seguridad, paz y bienestar.

Son varios los beneficios de los abrazos, por ello, no dejan de ser motivo de investigación en distintos ámbitos de la ciencia. Por otra parte, gracias al conocimiento de dichos beneficios hoy en día existen terapias llamadas “abrazoterapia”, que sirven para ayudar a las personas a mitigar emociones negativas y reducir niveles de estrés y ansiedad.

Al igual que una mirada, un fuerte apretón de manos o un abrazo logran transparentar lo que tenemos en el alma, humanizando los vínculos cotidianos.

Un abrazo brinda afecto, protección, confianza, seguridad, fortaleza y alegría. Por tanto, ¡aprovecha y abraza y déjate abrazar por tus seres queridos cada vez que puedas!

Dale un abrazo a tus abuelos, padres, hermanos y amigos cada vez que puedas, no sólo cuando pasan por un conflicto o un mal rato. No te contengas. Celebra que estén en tu vida con ese pequeño gesto, ¡verás el bien que te hace y el bien que les hace a ellos! 

La invitación que te hago hoy es comparte tu cariño y recibe el de los tuyos, abraza hoy a los que puedes y están cerca de ti y que pronto podamos abrazar a quienes llevamos extrañando por un año o más…

Rosinda_garcía

Rosinda García

Coach | i am

Deja un comentario