Bienestar emocional ¿Qué es? y ¿Cómo lograrlo?
Cuando hablamos de Bienestar Emocional nos referimos al estado de ánimo en el cual nos sentimos bien, tranquilos, percibimos que dominamos nuestras emociones y somos capaces de hacer frente a las presiones del día a día, siendo la base para lograr una vida sana, feliz y plena.

Bienestar emocional ¿Qué es? y ¿Cómo lograrlo?

El bienestar emocional es saber reconocer nuestras emociones y sentimientos, entender la causa, poder expresar nuestras necesidades, buscar opciones, y actuar para darles fluidez.

Somos seres integrales, nuestra mente, emociones, cuerpo y espíritu están íntimamente ligados y cada parte afecta el funcionamiento del resto.  Por ejemplo: si me siento triste, mi cuerpo está decaído, sin energía.  Mi cara muestra el ceño fruncido y mis ojos semi cerrados, a lo mejor me duele la cabeza.  En ese momento mi mente no puede estar en estado ejecutivo, resolviendo problemas y mucho menos estudiando.   Cada parte afecta el funcionamiento del todo.

Para tener un buen estado emocional tendremos que trabajar al mismo tiempo en todas las áreas, así veremos resultados inmediatos.

A continuación, compartiré con ustedes algunas ayudas, que de seguirlas y hacerlas vida serán sumamente prácticas y útiles para nuestro bienestar emocional:

Cuidar nuestra mente.

La mente se alimenta de todo lo que nuestros sentidos perciben.  Es necesario cuidar lo que vemos en la televisión o dispositivos.  No se si les ha pasado, que al escuchar o ver malas noticias inmediatamente se sienten con estrés, y comienzan con pensamientos negativos y obsesivos.  Comenzamos con miedos y ansiedades, nos contracturamos o comenzamos con dolor de cabeza, o no dormimos, etc., etc.

Algo tan inocente como ver la televisión o celular tiene un impacto en nuestro estado emocional.

Cuidar nuestra alimentación.

Cuando nos alimentamos con comida saludable, inmediatamente nos sentimos bien.  Pero, qué tal cuando comemos alimentos chatarra.  Esos takis fuego, esos chocolates, esos pastelitos.  Al principio nos sentimos felices, pero luego viene el sobrepeso, la gastritis, los granitos.  Inmediatamente nos hablamos con un lenguaje negativo, nos regañamos, nos decimos palabras que lastiman.  Terminando con un estado emocional decaído.  Nos sentimos llenos de culpas, ascos, con vergüenza.  Todo esto por comer insano.

Hacer ejercicio.

Nuestro cuerpo necesita de actividad física.  En estos tiempos de pandemia, hemos pasado largas horas del día frente a nuestras computadoras ya sea trabajando o estudiando.  El cuerpo no está acostumbrado a permanecer sentado largas horas.  Necesitamos movernos, caminar por lo menos 7 minutos cada hora y estirarnos.  

Salir a caminar en algún momento del día se vuelve imprescindible para sentirnos sanos.  Caminar nos relaja.  Respirar, ver la naturaleza, escuchar los pajaritos da una sensación de paz y bienestar.

Cuidar nuestras conversaciones.

magínense escuchar a personas que sólo hablan de problemas, dramas, complejos, malas noticias etc.  Les aseguro que, al colgar el teléfono, su estado emocional estará alterado.  

Las conversaciones que tenemos con otros tienen el poder de movernos emocionalmente.  Puede ser que llegamos felices y tranquilas, y después de hablar con aquella persona terminamos deprimidas, enojadas o con miedos.  Cuidemos lo que escuchan nuestros oídos.

Ahora imaginen que vemos un documental en el que cuentan la historia de un asesino en serie.  ¡Ya sé! Me van a decir que es una historia real, que hay que estar informados.  ¿En serio? ¿Nos interesará saber cómo, cuándo y dónde mataba esta persona?, ¿No acabaremos llenas de malestar? 

Organizar tiempo.

Algo que puede cambiar nuestra vida y nuestro estado emocional es agendar y cumplir cada una de nuestras responsabilidades.  Cuando sentimos que nos falta tiempo y que no somos capaces de hacer todo lo que quisiéramos, es por falta de organización.

Agendar TODO, se volverá indispensable para recuperar el orden y la paz.  Agendemos nuestra hora de levantarnos, el desayuno, las horas de trabajo, los descansos, la hora de ver el celular, la hora de ejercicio, la  hora de oración, todo, absolutamente todo.

No se pueden imaginar lo que el orden genera.  Da paz y estabilidad emocional.  Cuando nosotros agendamos nuestros horarios y los cumplimos al pie de la letra, nos genera libertad y paz.

El otro día una señora me llamó para preguntarme cómo me daba tiempo de atender mi trabajo, mi familia, mi casa, mi apostolado, y mi vida personal.  Le dije que todo lo agendaba y que estaba totalmente comprometida con ese horario.  Se rió diciéndome que le parecía algo exagerado, que sentía que era como vivir en el ejército y que eso, a ella seguro la asfixiaría.  La invité a que lo intentara, que escribiera en un papel todas sus responsabilidades y las acomodara en su agenda y que me platicara en una semana cómo le fue.

A la semana siguiente, con cara de asombro me dijo, la diferencia que había hecho el militarizarse en su vida.  Era capaz de no sólo cumplir con sus responsabilidades, sino, que se sentía feliz de emprender en un proyecto que desde hace tiempo soñaba con hacer.  No podía creer la cantidad de tiempo libre que tenía.

Cuidado con el celular.

Nos roba horas de tiempo.  Quitar las notificaciones y ponerle un horario nos ayudará.  Sin darnos cuenta, las imágenes nos enganchan y cuando nos damos cuenta ya pasó una hora o más, distraídos en actividades que nos dejan vacíos y con un gran estrés porque ya se nos juntó el trabajo.

Vivir en el presente.

Generalmente nuestra mente se pone a pensar en el pasado o en el futuro.  Si estamos enfocadas en lo que sucedió ya sea positivo o negativo, no estaremos viviendo en el momento presente.  

Las personas que viven del pasado caen en añoranzas o resentimientos y las que viven en el futuro caen en la ansiedad.

Vivir en el presente nos ayudará a construir nuestro futuro.  Si nuestra mente se enfoca en lo que hoy sí podemos hacer para mejorar esta situación ya sea personal, familiar o profesional, se nos abrirán las puertas de las oportunidades y del crecimiento.  Esto nos traerá esperanza, alegría y paz.

La mente al tener en cuenta lo que necesita en el día de hoy, estará atenta a encontrar eso que busca.  No se si les pasó, que cuando estaban embarazadas veían a muchas mujeres embarazadas.  Esto es porque la mente encuentra aquello que le interesa.

Vivir en el aquí y en el ahora, nos ayuda a disfrutar.  Si estamos en una comida con la familia, disfrutemos el sabor de los alimentos, centremos nuestra mente en la conversación.  Si nuestra mente se pierde en los pendientes del día, la regresemos con calma al momento presente.

Disfrutemos a los seres queridos

Estar en familia es estar en un ambiente donde nos sentimos seguras y cobijadas.  Es un gran soporte y genera bienestar emocional.  Es de vital importancia cuidar nuestras relaciones familiares y con nuestros amigos.  Estudios han demostrado que las relaciones con nuestros seres queridos nos acercan a la felicidad.

Seamos agradecidos

Por último, dediquemos unos minutos de nuestro tiempo a agradecer.  Será una práctica que cambiará nuestra vida.  Cuando agradecemos conscientemente lo que tenemos, nos sentimos bendecidos.  Somos capaces de apreciar lo que somos, lo que hacemos y nos ayudará emocionalmente a sentirnos felices y con una vida abundante. 

Gozaremos de bienestar emocional cuando practiquemos estos sencillos puntos.  Veremos los frutos inmediatamente.  

¡¡A practicar!!

Sandra Leal

Coach | i am

Deja un comentario